“EDUCAR EMPODERANDO”: UN PUENTE PARA CAMBIAR EL TERRITORIO DE NUESTROS PENSAMIENTOS


  
        Habitamos la vida desde nuestros pensamientos, por eso la grandeza o pequeñez de la misma depende del tamaño de estos. Los pensamientos entran en nuestra mente a través de las creencias, y por lo tanto son éstas las que los limitan y también les dan dirección, sin ellas nuestro pensar sería caótico, errático, y no nos serviría para poder crear nuestra vida. Podemos decir que las creencias son el territorio sobre el que se sustentan nuestros pensamientos de todo tipo:  personales, científicos, espirituales, políticos …
       Las creencias se agrupan en territorios más grandes: los paradigmas, dando lugar a culturas. La educación hasta ahora ha servido para definir esos paradigmas e indicarnos los territorios en los que deberíamos pensar, es la enseñanza-fuerza de gravedad, cuyo principal objetivo es mantenernos  pegados a unas determinadas formas de ver el mundo, a la humanidad y a nosotros mismos. Esta educación nos ha ayudado a integrarnos en nuestra cultura, pero pagando un gran precio: no poder despegar del “suelo”, en definitiva, limitando nuestros pensamientos.
     Las culturas contemporáneas , aún en su diversidad, comparten también un sustrato en común: un macro paradigma que las engloba. Si echamos un vistazo a la historia de todas las culturas veremos que tienen rasgos en común, uno fundamental es que sus mitos y paradigmas propios están todos sumergidos en la dualidad. Ésta es la sustentadora de la visión dramática de la vida, a través de los conflictos que causan sus polos. Las creencias que viven inmersas en ella son opacas a la luz de nuestros corazones, nos separan del contacto con nuestro ser, pues si no lo hiciesen no podríamos mantener los conflictos. La dualidad es el territorio mental en el que hemos sido educados en todas las culturas, la que nos ha proporcionado cosas tan horrendas como las guerras, pero también sentimientos tan profundos como la compasión.
     Ahora, un nuevo macro paradigma a nivel planetario está naciendo, lo hace trascendiendo la dualidad, y nos trae el gran regalo de unas creencias traslúcidas a la luz de nuestro corazón. Desde este territorio mental podemos sentirnos unidos a nuestra esencia y disfrutar de su sabiduría. En esta "nueva tierra" los pensamientos no niegan nuestro sentir, ya que son iluminados por nuestro corazón.
  

  

      Para pasar del viejo territorio al nuevo hace falta un puente: una educación que vea en cada ser humano un astro con luz propia. Sin él corremos el peligro de innovar sin cambiar de territorio. La educación que hemos recibido posee una gran fuerza de gravedad que pretende que nuestros pies-los pensamientos- nos anclen en lo conocido, sucumbir ante ella nos hace sentir seguros, pero nunca satisfechos.
     “Educar empoderando” pretende ser uno de esos puentes, sabe que la educación recibida lo ha sido en toda nuestra perspectiva y que, por tanto, es necesario reeducarse en  los 360º. Para lograrlo emplea los “Nuevos Paradigmas del Conocimiento”, que tienen como gran don traer unas teorías, creencias en definitiva, permeables a nuestro corazón, y que nos permiten actuar en todo momento siendo nosotros mismos.   Te invito a conocer más a fondo este puente en el siguiente vídeo:

   




    Detalles sobre los módulos de la formación en "Educar empoderando":


   “Educar empoderando”,  puesto en práctica con un grupo de adolescentes, ha sido registrado en la película-documental “Entre maestros”, de la cual te invito a ver unos fotogramas con unas frases que ponen de manifiesto algunos de sus fundamentos y  herramientas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada