HACIA UNA EDUCACIÓN TRANSCULTURAL



     Aprender es el proceso que hace la mente para descifrar lo que nuestro corazón ya sabe. Este descifrar se adecua a los intereses de la cultura correspondiente, es el juego necesario para poder crear un mundo mental que podamos habitar y experimentar dentro de la dualidad.
     El reto ahora está en aprender más allá de los intereses de una cultura determinada, para ello es imprescindible el autoconocimiento y un cambio de visión que conduzca de ser súbditos de una nación a ciudadanos del mundo.


Las culturas han traído una gran riqueza y colorido a la humanidad, pero a costa muchas veces de que  el individuo renunciase a expresar su propia esencia, es decir a vivir desde su corazón.  Ahora es posible caminar hacia una humanidad transcultural,  que desde el honrar de su pasado pueda dirigirse a un futuro sin fronteras, tantos físicas como mentales. En esta nueva humanidad aumentaría el número de colores, pues cada individuo podría expresar abiertamente el suyo.

     En este camino las personas, gracias a los medios de comunicación digital, podrán por ver primera elegir con qué grupos quieren convivir, sin estar limitados por su cultura de nacimiento o su idioma. Para andar los primeros pasos es necesaria una educación transcultural, que se puede empezar hoy mismo, simplemente cambiando el marco desde el cual explicamos los temarios oficiales, los Nuevos Paradigmas del Conocimiento sería ese nuevo marco. 
    Todo esto no tendría ningún sentido si no se hiciese apuntando al horizonte de vivir desde nuestro corazón para, así, poder desembarcar los sueños que viven en él y compartirlos con una humanidad ya sin fronteras.
   
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada