LAS ESCUELAS Y LAS FAMILIAS, LUGARES IDÓNEOS PARA LIBERAR LA ECONOMÍA DEL CORAZÓN


La economía del corazón es como una mariposa en nuestra mano
que espera ser liberada …  ¿te apetece hacerlo…?




       Ningún poder fáctico, político o de cualquier otra linde puede frenar a un despertar del corazón, porque su sabiduría trasciende cualquier razonamiento basado en el miedo o la manipulación. Intentar pararlo es como querer retener el agua entre nuestros dedos, si los cierras siempre encontrará otra salida, porque su esencia es fluir, por eso, no necesita pelear para hacer su camino.
       La economía con la que nos bombardean los medios de comunicación no está al servicio de la humanidad, su sustento sólo depende de hacernos creer que es la única posible. Mientras ejércitos de expertos defienden esta dictadura intelectual, unas cuantas personas crean y viven una economía muy diferente, que se basa en la mirada y sabiduría del corazón. Sus principios son muy sencillos, sus defensores saben que la complejidad eleva a los “expertos” por encima de los demás, es una vieja estratagema, que muchos aplican inconscientemente: “cuanto más difícil sea un conocimiento más estatus tengo como experto”.
      La sencillez de su mensaje hace que todos podamos ser creadores y habitantes de esta economía del corazón. Dejemos que los “entendidos” hablen y hablen, mientras podemos transformar entre todos las condiciones que nos limitan. La educación es un motor potentísimo para llevarlo a cabo, debemos empezar por cambiar la idea que del dinero recibimos en nuestra propia educación y que se refuerza constantemente en los medios de comunicación. Desde este cambio de perspectiva y con el ejemplo, los padres y los maestros pueden empezar el gran cambio de conciencia que nos vaya llevando a un mundo en el que el dinero no nos divida en pobres y ricos, sino que ayude a poner en marcha los maravillosos potenciales que todo ser humano lleva dentro, en palabras de un banquero del corazón: “La sangre de la sociedad es el dinero y los bancos deberían hacer de corazón Pensarás que me he equivocado cuando he dicho que es banquero, pero no … Joan Melé es subdirector en España de “Triodos Bank”, una de las llamadas bancas éticas, que curiosamente nunca están representadas en los coloquios sobre la crisis que se dan en los grandes medios de comunicación. 
El banquero del corazón
         Joan Melé tiene vocación de maestro, sin embargo, ha sido banquero durante más de treinta años, parece algo incongruente. La explicación está en que antes de enseñar la economía del corazón debía aprender a sentirla y a crearla junto con otros. Su larga experiencia en una caja de ahorros convencional le permitió conocer el sistema económico a pié de calle, algo fundamental para poder ser el gran comunicador que crea puentes entre la economía de la pobreza y la de la abundancia, ahora es el maestro que soñó ser y su aula es el mundo entero ¿Te apetece sentarte a escucharle …?  Es una auténtica delicia, su sabiduría y  su sentido del humor hacen que el puente que nos invita a atravesar sea algo que se siente como agradable, sólido y verdadero. Este caminar que nos propone Joan es un paso más del que nos habla otro gran divulgador del corazón, Federico Mayor Zaragoza, cuando nos invita a pasar de ser súbditos a ciudadanos. Si tienes dudas de cómo empezar a dar los primeros pasos, nada mejor que escuchar las explicaciones del maestro, en un ambiente en el que se encontró muy a gusto: el  “Primer Congreso de la Excelencia en  la Educación:Mente + Corazón”, para ver su intervención en el mismo haz clic en el siguiente link:
http://espacioholistico.wix.com/excelencia#!vstc2=joan-melé

      Amor y dinero se nos han presentado como términos contradictorios, pero … ¿hay algo que la mirada del corazón  no pueda  transformar en amor …? Te invito ahora, en el siguiente link,  a ver en el amor al dinero una fuente inagotable de abundancia, allí te espera también Joan Melé  con una charla con un título muy atrevido: "Espíritu y dinero: la Comunión del Ser Humano y la Tierra" ¡Qué la disfrutes!:

      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada