CÓMO DAR VIDA A UNA LECCIÓN DEL TEMARIO OFICIAL

  
    En la escuela nos explicaron el respirar como un mero fenómeno biológico desposeyéndolo de su potencial poético,  de su sentir: "eso corresponde a otro asignatura" nos dice la división del conocimiento. De esta forma nos hicieron ignorantes de que nuestro respirar es también la forma física de hacer patente nuestra presencia.
     Querido educador, cuando llegues a la lección de la respiración en tu temario de Ciencias Naturales salte del curso establecido y desbórdalo haciendo sentir a tus alumnos la magia de respirar. Hazles protagonistas de la lección, pregúntales qué sienten al inhalar y al exhalar, hazles ver que todos compartimos el mismo aire y que por lo tanto constantemente estamos intercambiando átomos entre nosotros. Háblales a continuación del tema de la muerte -ausente curiosamente de  los temarios de todas las leyes educativas habidas- haciéndoles énfasis en el hecho de que dejar de respirar, de intercambiar átomos, vida y presencia con el entorno es evidencia de haber muerto al mundo físico, déjales que lo sientan haciéndoles contener la respiración.

El respirar marca la frontera entre la vida y la muerte, no basta una visión biológica para comprenderlo, es necesario descubrir su sentido experimentándolo conscientemente. Un temario de lo esencial no puede dejar escapar la lección de la respiración del temario oficial sin convertirla en una experiencia de vida, sin descubrir a los alumnos que respirar es comulgar con el resto de los seres vivos. 

   Completa la lección con un coloquio con tus alumnos sobre lo experimentado, será una clase inolvidable sobre el tema de la respiración, en la que habrás hecho del conocimiento algo vivo, que es el primer paso para llevar la sabiduría a la educación. ¡ Y qué maravilla,  el temario oficial no nos ha estorbado lo más mínimo, gracias a él hemos podido dar pie a esta gran lección de vida!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada