EL MAESTRO DE CORAZÓN UNE SIEMPRE DOS MUNDOS



      Enseñar en su significado más esencial es conectar dos mundos: el interior con el exterior. Por eso, el educador ha de conmover  para despertar a la vida interior y ha de enseñar a mirar para abrirse a la exterior; una vez logrado esto, el flujo entre ambos mundos lo establece el maestro con su propio ejemplo, dejando que libremente  su propia sabiduría aflore en palabras y hechos.
     Conmover, mover por dentro, sólo lo puede lograr el educador abriendo su corazón a sus alumnos o hijos; cuando esto ocurre la enseñanza sobrepasa lo previsible, convirtiéndose en algo indomable, salvaje en el sentido bello de la palabra, que transforma tanto al educador como al educando: es un descubrir la vida como algo que se crea a cada paso.


María Montessori nos enseña a educar sin imponer, facilitando 

que los alumnos aprendan a conectar los dos mundos

     María Montessori encarnó a este educador y lo hizo con tal vida que sus clases, ya sin paredes ni tiempo que las limiten, siguen enseñándonos. Te invito a conocerla, a contagiarte de la pasión de enseñar, incluido a ti mismo, en el siguiente vídeo que nos relata su vida; sus tres horas de duración te van a parecer pocas, porque la integración de dulzura, valentía y pasión en el  personaje es algo irresistible, compruébalo por ti mismo …


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada